JUN 01

Imagen principal post San Pellegrino, un branding más allá de una simple agua.

San Pellegrino, un branding más allá de una simple agua.

Desde hace un tiempo hay una nueva moda o tendencia por lo saludable, y dentro de este rango de productos encontramos el agua con gas. El agua con gas cuando yo era niño solo lo vevian los abuelos y la gente que tenia problemas de riñon, pero hoy en día es moda, casi un acto de culto el pedirse un agua gaseada con hielo y limón.

Dentro de este rango de productos, hay mucha oferta, pero hay una que por su esmerada gráfica, tradición y connotaciones destaca sobre el resto de sus competidores, el agua de San Pellegrino. 
Hagamos un breve repaso, San Pellegrino se funda en 1899 en Bérgamo (Italia), un par de años más tarde inhauguraron su propio manantial, su balneario era frecuentado principalmente por turistas, y eso le daba mucha vida social a la pequeña población de SAn Pellegrino Terme. Allá por el 1920 salen sus primeros anuncios de prensa, ya con una marcada etiqueta, muy parecida a la de hoy, y a partir de ahí crecimiento constante, fusiones, compras, etc. 

Centrémonos en el branding, Una botella casi icónica a pesar de no haber trabajado un volumétrico específico, una etiqueta simple en desarrollo de tintas y acabados, con una gráfica muy trabajada, tratando de emular una litografia del siglo XIX, con un bajo relieve gráfico muy trabajado, como lo que pasa con la etiqueta de Moritz (ya les dedicaremos un post).
En esta etiqueta, se percibe claramente dos tonos, un azul y un rojo, una estrella roja, muy persistente, casi chispeante y un marcado tono azul, con sus tramas, para jugar con la profundidad, lo que nos transporta a la frescura de los alpes Italianos, de donde proviene el agua.
Se hizo un restyling del branding original y para ello redefinieron cosas como la percepción del producto en el target, vieron que seguia siendo un agua con un marcado estilo clásico Italiano, y que iba asociada a la cocina "delicada" o como ellos llaman en su web: fine dining lovers, y a partir de ahí crean un story telling global donde se vertebra su campaña de publicidad e imágen desde hace un par de temporadas.

Durante el proceso de rediseño ellos evaluaron las posibles variaciones de las etiquetas y sacaron los elementos claves de cada una de ellas, para crear un marco ornamental, la famosa estrella roja, el texturado fondo y una marcada paleta cromática.
Convina el legado de la marca original y el valor añadido actual de un producto premium, dando consistencia en todos los mercados donde está presente de manera unitaria, y esto pasa con muy pocas marcas.
Realmente un trabajo de diseño muy fino.

¿Quieres empezar un proyecto de branding con nosotros?

Escrito por Carles Sala


San Pellegrino, un branding más allá de una simple agua.

Desde hace un tiempo hay una nueva moda o tendencia por lo saludable, y dentro de este rango de productos encontramos el agua con gas. El agua con gas cuando yo era niño solo lo vevian los abuelos y la gente que tenia problemas de riñon, pero hoy en día es moda, casi un acto de culto el pedirse un agua gaseada con hielo y limón.

Dentro de este rango de productos, hay mucha oferta, pero hay una que por su esmerada gráfica, tradición y connotaciones destaca sobre el resto de sus competidores, el agua de San Pellegrino. 
Hagamos un breve repaso, San Pellegrino se funda en 1899 en Bérgamo (Italia), un par de años más tarde inhauguraron su propio manantial, su balneario era frecuentado principalmente por turistas, y eso le daba mucha vida social a la pequeña población de SAn Pellegrino Terme. Allá por el 1920 salen sus primeros anuncios de prensa, ya con una marcada etiqueta, muy parecida a la de hoy, y a partir de ahí crecimiento constante, fusiones, compras, etc. 

Centrémonos en el branding, Una botella casi icónica a pesar de no haber trabajado un volumétrico específico, una etiqueta simple en desarrollo de tintas y acabados, con una gráfica muy trabajada, tratando de emular una litografia del siglo XIX, con un bajo relieve gráfico muy trabajado, como lo que pasa con la etiqueta de Moritz (ya les dedicaremos un post).
En esta etiqueta, se percibe claramente dos tonos, un azul y un rojo, una estrella roja, muy persistente, casi chispeante y un marcado tono azul, con sus tramas, para jugar con la profundidad, lo que nos transporta a la frescura de los alpes Italianos, de donde proviene el agua.
Se hizo un restyling del branding original y para ello redefinieron cosas como la percepción del producto en el target, vieron que seguia siendo un agua con un marcado estilo clásico Italiano, y que iba asociada a la cocina "delicada" o como ellos llaman en su web: fine dining lovers, y a partir de ahí crean un story telling global donde se vertebra su campaña de publicidad e imágen desde hace un par de temporadas.

Durante el proceso de rediseño ellos evaluaron las posibles variaciones de las etiquetas y sacaron los elementos claves de cada una de ellas, para crear un marco ornamental, la famosa estrella roja, el texturado fondo y una marcada paleta cromática.
Convina el legado de la marca original y el valor añadido actual de un producto premium, dando consistencia en todos los mercados donde está presente de manera unitaria, y esto pasa con muy pocas marcas.
Realmente un trabajo de diseño muy fino.

¿Quieres empezar un proyecto de branding con nosotros?

view more image

Alguno de los trabajos en los que Carles ha participado

Gráficas

Carme Miranda